Transcription

Rodríguez Viqueira, Manuel tectura militar del Siglo XVI. El sistema de defensasiciliano.p. 71-92En:Estudios de tipología arquitectónica 1998 / editores: LuisF. Guerrero Baca y Manuel Rodríguez Viqueira.México: Universidad Autónoma Metropolitana. UnidadAzcapotzalco, 1998.Primera edición, 1998.Fuente: ISBN 970-654-343-3Relación: cion.azc.uam.mx/http://zaloamati.azc.uam.mxExcepto si se señala otra cosa, la licencia del ítem se describe eativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/D.R. 2016. Universidad Autónoma Metropolitana. Se autoriza copiar y redistribuir el material encualquier medio o formato, siempre y cuando se den los créditos de manera adecuada, no puedehacer uso del material con propósitos comerciales, si remezcla, transforma o crea a partir delmaterial, no podrá distribuir el material modificado. Para cualquier otro uso, se requiere autorizaciónexpresa de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Manuel RodríguezViqueiraArquitectura militar del siglo XVI.El sistema de defensa sicilianoIntroducciónEl presente trabajo se inserta dentro del proyecto deinvestigación Morfología Tipológica y Estilística delHábitat Social en sus Dimensiones Urbanas y Arquitectónicas que pretende abordar los aspectostipológicos y estilísticos desde diferentes enfoques.Se examinará la tipología de los sistemas de defensa del siglo XVI en el Mediterráneo, con el propósito de establecer en forma sistemática cuáles son loselementos de carácter formal y funcional que nos permiten identificarlos como tales. Nos centraremos enel periodo correspondiente al siglo XVI y la zona de lafrontera fortificada entre el occidente, el gran ReinoEspañol, y el oriente, el gran Imperio Otomano. LasProfesor-Investigador delDepartamento de Medio Ambientepara el Diseño, UAM-Azcapotzalco.construcciones y los sistemas desarrollados en estaárea tendrán gran impacto en las soluciones americanas y en especial en el área del Caribe y el Golfo deMéxico.Las principales ciudades y poblados de Europa estaban bien resguardados por sus modernas murallasconsistentes en elaborados sistemas de defensa . Sinembargo las poblaciones pequeñas o los sitios aislados eran altamente vulnerables, sobre todo aquellosa lo largo de las costas donde aprovechando la oscuridad de la noche o un lugar solitario se podía desembarcar fácilmente. Era necesario construir un sistemadefensivo que permitiera la protección de largos trechos de costa y en el caso de islas como Sicilia, Malta,Cerdeña, Córcega, etcétera, la posibilidad de tenerun sistema total de carácter continuo . La solución en-

cont rada se b asó e n u n sist ema d e fortificaciones don -archivos locales y se elaboró un inventario de cons -de el elem ento fundamental eran las torres costerastrucciones en un segmento de 200 Km . de costa, lod e defensa y vigía vinculadas entre sí y con los ele-que permitió un reconocimiento detallado del siste-mentos de mayor Jerarquía como fortalezas, castillosma in situ .y ciudades. Este tipo de solución se generalizó a loNo es poco lo publicado sobre arquitectura militarlargo de las costas mediterráneas y en particular en susiciliana . En cuanto a la literatura especializada hay quepa rt e occidental.mencionar a los clásicos como Rosario Gregori0 yLa pel e a por el dominio del mundo del siglo XVI,de las rutas com e rciales entre oriente y occidente,entre el norte y el sur, ubicaban a Sicilia y a Malta en2Vicenzo di Giovani3o los contemporáneos comosRodolfo Santoro,4 Giusseppe Samona y Rosario la6Duca . También hay que dar crédito a los estudios,una situación de gran importancia estratégica. El con-relativamente recientes, realizados en la Facultad detro l de los dos pasos marítimos, el estrecho de MessinaArquitectura de la Universidad de Palermo, entre ellosy el Canal de Si cilia, eran de vital importancia .La Architettura Militare in Sicilia nel 5007y LiBEn este ensayo nos ce ntraremos en el caso de Sicilia,Insediamento Humano nel Territorio Marsalese. En lala isla más grande del M e diterráneo y ej emplo signifi-misma institución existen algunas tesis de estudios vin-cativo por su situación geopolítica . Los otros ejem-culadas a esta temática .plos mencionados son analogías a la solución sicilianaEl documento de mayor valía en los estudios reali-y pretenden mostrar en forma más amplia el proble -zados fue el manuscrito del arquitecto Camiloma .Camiliani de 1583/84. Consiste en una descripciónSe ha utilizado para tal efecto el material de cam-9de las condiciones defensivas de las costas sicilianaspo y las investigaciones realizadas en Sicilia durantedividida en tres partes: la primera es la descripción to-los años 1977- 1979 Y que dieron por resultado unapográfica de la costa; la segunda es la descripcióntes is doctora!. 1 Durante este periodo se trabajó ende las fortificaciones existentes y el señalamiento de1. Rodr iguez, Manuel. Szesnastowieczny System ObronnyPalermo 1977.Sy cy/ii, tesis doctoral. IHAST, Universidad Politécnica de8. Giuffre, M., de Vita M., Giacomarro G., Giacomarro N .,Wroclaw, 1986.L'insediamiento umano nel territorio Marsalese bag/i e torri,2. Rosar io, Gre gorio. Op ere Scelte, d iscorsi intorno allaFacolta di Architettura, Palermo 1978.Sici /ia, Palermo 1958. El manuscrito de esta obra se encuentra9. Camilo, Camiliani, Descrizione della Sicilia, sygn . Oq-D-en la Bibl ioteca Comunal de Pale rmo Oq-F-64 f-127.188 i Oq-E-27, Biblioteca Comunal de Palermo (B .C.P.).3. Di Giovani , Vincen zo, Le fortifi cazzioni d e Pa lermo delLa primera parte de este manuscrito fue publicada porsec. XVI, Giusta I'ord ini de l/ ingegnere A. Ferramo/ino,Biblioteca Sto rica e Letteraria di Sici/ia bajo el cuidado deBiblioteca Stori cae Letteraria de Sicilia. Palermo 1896.G. di Marzo en 1877 con el titulo de Oescrizione della Sicilia4 . Santo ro , Rodolfo , Sull evo/uzione delle fortificazioniopera composta di Camilo Cami/iani, célebre matemáticoSiciliane e Dongion i del regno d i Sicilia, Instituto Storico ela segunda y tercera parte no han sido publicadas y sedi Cultu ra dell arma del Gen io, Roma 1977.titulan : Descrittione delle torri marittime de/ Regno gia fatte,5 . Sa mon a, Giuseppe, L 'ope ra d ell arch itetetto Cam iloe di quefle, che di nuovo convengan farsi per l a co-Cam ilian i alle fine de l 1500, Roma 1963.rrispondenza de segnali de fumi e fuochi incominziandoe Piegando verso ponente, in cirCUIto6. La Duca, Rosario, La cittá perduta cronache palermitanedella citta di Pa/ermode ieri e di ogg i, Edizioni scientifice italiane, Napoles 1977 yd 'esso Regno y D scrittione delJe marino di tutto il RegnoTo rre Acqua dei corsari en 11 Giornale di Sicil ia del 24.08.1962.di Sicilia con le guardie necesarie da cava/lo e da p iede,7. Brancato , F. S., Bocchino L., Favata R. y Romano S.che vi si tengono, incominciando dalla cita d i Palermo versoArchitettura militare in Sicilia nel 500, Facolta di Architettura,ponente.

dónde se deben construir nuevas construcciones conEn este breve ensayo se tratarj de llega r a un a con -especial énfasis en las torres de defensa y vigía ; porcl usi ón en lo qu e se n:.fiere a autoría d"!l con cerA Oultimo la tercera es la descripción cuantitativa de sol-fechas de realización y caracte nzaClórl tipo lógica d edados o ejército por localidad.Gracias a este documento podemos establecer unparteaguas entre antes y después, que resulta de granla s fortifi caciones cos tera s del sistema sicili ano, pn n·cipal referente europeo de las fortific aclon RS de Am é"'rica durante la Colonia .ayuda cuando tratamos de precisar fechas de construcción y características formales. Un sinnúmero dela frontera fortificada del Mediterráneocomentarios permite también proponer importantesconclusiones respecto de la función, la forma y la lo-A lo largo de los sigl os XV )' XV I surgen en la regl ó ncalización. Algunos documentos del siglo XVIII, 10 comodel M editerráneo dos gra ndes potencias que ri val i-el diario del conde Villabianca, permiten corroborar yzan entre si : la Coron a Española ocupando su pal1everificar el manuscrito de Camiliani . Parece indispen-occidental y ellm peno O to mano en la parte ori ental.sable mencionar dos publicaciones muy importantesSicilia , unida políticamente a la Península Ibéricaen lo que se refiere a los aspectos históricos: el traba-desde el siglo XI\/, junto con Nápoles, Calabria, Maltajo de Fernando Braudel sobre el Mediterráneo en lay la costa del norte d e Túnez, confo rmaban la fronteraépoca de Felipe 11Smith.11y la Historia de Sicilia de Mack12mil itar que debí; ¡ detener el ,'wance turco. Sin duda también re alizaha n la fun ción d e b 3se d e aproviSi o namien-Las propuestas de reconstrucción formal y arqui-to y re spald o para los ej é rcito s españo les en sustectónica se han realizado con base en la agrupacióncamparlas mi l i tare h:::cia el Medio Oriente y el nortede clases, previa identificación de los rasgos comu-de África . En realidad el dom inio de esta línea permitíanes. Dada la naturaleza histórica de las operacio nescontrol ar los pasos rnarítlmos de un lado a otro delde clasificación y, en general. de los actos de conoci-Mediterráneo. Además de la importan cia del facto rmiento, nos veremos obligados, también, a la revisióngeográfico estratégico existía otra condiCiona n te decronológica en términos históricos.gran relevancia : Siciila en esa época erd el pn nci palLa organización de las partes internas y externas,exportador de trigo haci a Europa.los materiales de construcción, la traza, las magnitu-Brindisl, Tarant a , Ca tan zaro , Au gusta , Slracusa,des, las proporciones y la diversidad de e lementosCatania, tv"'essma , Palerrn o, Trá pani. N ápoles . eran ciu ·defensivos que conforman las fort ificaciones de ladades portuarias que podían servir como base a uncosta siciliana han sido determinantes para establ e-gran número de galeo nes españo les. Sin embargo lascer la caracterización de las mismas. A su vez las ca -de mayor j erarquía militar erar M essina, Aus¡usta yracterísticas formales de sus partes tales com oSiracusa ya qu e Brin disi, Taranto y Catanzaro se en-parapetos, pasos de ronda, garitones, merlones,contraban demasiado hacia el oriente, N ;:¡ po les ysaeteras, troneras, almenas, torreones, etcétera, si bienPalermo demasiado retrasadas respecto a la línea yson resultado de consideraciones netamente tácticasTrápani más vinculada con las costas del Mediterrá-permiten identificar autoría y regionalismos .neo occidentalEn esta situaci¿'n Mes5ina se co nvertía en el puntoestratégico en las Situa ciones críticas . Sus condiciones natlJ r;¡ IRS de defensa, el co ntrol del estrecho ma-10. Villabianca, Notizie de/le torre di aviso, Qq-D-103. F. 485,Biblioteca Comunal de Palermo (B .C.P.).11. Braudel, Fernand, El Mediterránen y el mundo mediterráneo en la Época de Felipe 11, F.C.E. México, 1976.12. Smith, Mack, Storia delta icilia medievafe e moderna,Bari 1976.rítimo y la facilidad de apro visio namiento desd eNápoles por mar o de Pa lermo por tierra, decid ían suimportan cia militar, ya fuera e n la defens a o e n elataq ue.La funCión d e testa s Ciudades co mo b ase militar fronter lza traj o co nsi go ia co nstrucción de n 'Jev as

fo rtifi cac io nes y la renovac ió n de las ya existentes . Lascaricatori o barcazas para el transporte del trigo seantiguas m ura ll as y edificacio nes medievales habíanvieron permanentemente asediadas. Surgen persona-de jado de cumplir con su misi ón defensiva ya que eljes legendarios como Dragutt, El Devorador de Tn90surg imiento d el arma de fuego y su rápido desarrolloSiciliano o Barbarroja, El Terror de la Costa Sici/iana .15transformaron radical mente la estrategia defensiva,La piratería no era exclusiva de los bereberes o tur-pasa ndo d e siste m as pasivos a si ste mas de granud inámi cacos; también españoles, franceses e inclusive sicil ianos,A sí ve mos como se construyen nuevas fortificacio-en símbolo de hombría y aventura. Existen relatos denes en la costa d e la penínsu la Itálica : Regg io di Cala -hechos de piratería como diversión de la alta aristo-ona, Brindisi, Otranto , Trani, Barletta, Nápoles,craCla.realizaban esta actividad convirtiéndose en ocasiones.16Manfredonia; ta mbi é n en la costa siciliana Messina,Esta condición de inseguridad costera requeria tam-Augu sta, Catánia, Siracusa, Lenti ni, Trápa ni y Palermo.bién una respuesta . El enemigo no era un ejército nu-En el norte de Áfri ca se reforzaba La Goleta, Trípoli,meroso y concentrado, no se requerían grandesBo n y Bugi, y e n M alta se realizab an fortificacionesconstrucciones que defendieran un lugar preciso, seadi ciona les: St oElmo y San Michele.14trataba de proteger largos trechos de costa . La respues-La construcció n de nu evas fortificaciones, así comota a este problema fue la construcción de una cadenala remode lación de las ya existentes en la principalesde edificaciones, por lo general en forma de torre, conciudades y pu nto s estratég icos, fue acompañada defunciones defensivas y de vigía, vinculadas entre sí yla creación de sistemas de d efensa y vigía a lo largocon centros de mayor rango a través de un sistema dede importa ntes fr agmento s de costa . Los cesas de is-comunicación a base de señales con fuego y humo,las co mo Sici lia, Malt a, Cerdeña, permitían concebirque probablemente también funcionaron como farosla creaci ó n d e si stemas de defensa de carácter conti -para la orientación de los navegantes. Así, a lo largonuo, basa dos e n la existencia de lugares sólidamentedel siglo XVI surge un sinnúmero de pequeñas edifica-fo rtificados y de un g ran p ot encial defensivo, que seciones en forma de torres, torreones o pequeños forti-co mplementan con una eficiente red de obras meno-nes en las costas del Mediterráneo occidental.res, generalmente co n fun cio nes de vigía y defensa .E