Transcription

Una ceremonia coral:las entradas virreinales en Nápoles*Ida MauroUniversidad de BarcelonaMaría Luisa FloresIda Mauro i María Luisa FloresResumL’article ofereix una reflexió de conjunt sobre el procés d’entrada dels nousvirreis a Nàpols els segles xvi i xvii. A través d’una relectura i classificació deles fonts, es mostra com aquesta cerimònia fou, de vegada en vegada, el resultat d’un procés de recerca d’un nou equilibri —sovint transitori— entres lesforces dels principals poders actius dins la densa societat de la capital delregne. A partir d’aquí s’analitzen l’evolució i els principals canvis dins el ritual d’aquesta cerimònia al llarg de les dècades.Paraules clau: virrei, cerimonial, Nàpols, cròniques, Monarquia d’Espanya,jurament, cavalcada, privilegis.* El artículo recoge algunos resultados del trabajo de final de máster de MaríaLuisa Flores Argerich «Sucesión en el poder de los virreyes de Nápoles: el ceremonialy su puesta en escena (s. xvii)» (leído en la Universidad de Barcelona el 26 de juniode 2013) contrastados y enriquecidos por investigaciones desarrolladas sucesivamente por Ida Mauro en el marco del grupo de investigación consolidada de la Generalitat de Catalunya GEHMO («Grup d’estudi d’història del Mediterrani Occidental»,Ref. 2014SGR173) y del proyecto del Ministerio de Economía y CompetitividadREDIPLO («Poder y representaciones en la Edad Moderna: redes diplomáticas yencuentros culturales en la monarquía hispánica (1500-1700)»), Ref. HAR201239516-C02-02).Pedralbes, 34 (2014), 101-131, ISSN: 0211-958715951 revista pedralbes 34 (tripa).indd 10105/02/16 14:33

102ida mauro i maría luisa floresResumenEl artículo presenta una reflexión sobre el proceso de la entrada de los nuevosvirreyes en Nápoles en los siglos xvi y xvii. A través de una clasificación de lasfuentes, se muestra cómo esta ceremonia fue cada vez más el resultado de unproceso de búsqueda de un nuevo equilibrio entre las fuerzas de los principales poderes activos en la densa sociedad de la capital del reino. Bajo esta luz seanaliza la evolución y los principales cambios en el ritual de esta ceremonia alo largo de las décadas.Palabras clave: virrey, ceremonial, Nápoles, crónicas, Monarquía de España,juramento, cabalgada, privilegios.AbstractThis paper presents a series of considerations relating to the process of theentry for new viceroys in Naples in the 16th and 17th centuries. Throughthe classification of the different sources, is evident that this ceremony was theresult of a complex process of balance between the main powers that were activewithin the Neapolitan society. In a second part, the text analyses the evolution and the main changes in the ritual of this ceremony throughout thedecades.Keywords: viceroy, ritual, Naples, chronicles, Monarchy of Spain, swearing-inceremony, cavalcade, privileges.1. Composición de las vocesEn la ciudad más poblada de los reinos europeos de la Monarquía de España, la entrada del virrey era una gran ceremonia polifónica en la quese representaban todas sus componentes sociales en una reafirmacióndel equilibrio entre ellas.1 El protocolo se volvía a repetir cada vez que1. Para un retrato de la ciudad en la primera edad moderna, véase GiovanniMuto, «Le tante città di una capitale: Napoli nella prima età moderna», StoriaUrbana, 123 (2009), pp. 19-53.Pedralbes, 34 (2014), 101-131, ISSN: 0211-958715951 revista pedralbes 34 (tripa).indd 10205/02/16 14:33

Una ceremonia coral: las entradas virreinales en Nápoles103se acercaba un nuevo virrey, adaptando a las circunstancias las formasrituales del conjunto de actos que identificamos como «entrada» y quepodríamos descomponer en cuatro diferentes momentos: la primera recepción del virrey (normalmente fuera del territorio urbano), el possessoy el ingreso en la ciudad, la cabalgada hacia la catedral, y la jura de losprivilegios de la capital y del Reino (con los festejos sucesivos en palacio).En cada momento cambian los actores que acompañan a los virreyes, tanto que parece que el protagonista de la ceremonia tenga queavalar su gobierno, demostrando saber modular su autoridad delantede cada diferente grupo o élite de la sociedad napolitana: la aristocraciay la élite política en la primera recepción extramuros —en un entornocortesano de íntima publicidad—,2 el gobierno cívico y los habitantesde la capital en su entrada en la ciudad, los ministros y la nobleza —napolitana y foránea— en la cabalgada, y el capítulo de la Catedral con elcardenal arzobispo en el acto solemne de jura.Se trata de una ceremonia que cambia de manera incesante en losdos siglos del gobierno de la Casa de Austria, como una hoja tornasol dela variación de los equilibrios internos entre los diferentes «cuerpos» queparticipaban en los actos. Resulta entonces complicado ofrecer unadescripción general de esta ceremonia mutante, donde cada ritual estásujeto a continuas innovaciones, debido no solo a problemas internossino también a variables determinadas por el mismo virrey entrante.32. Las primeras recepciones tenían lugar fuera de la ciudad, en las casas de losparticulares —normalmente cerca de la costa—solicitadas por los virreyes entrantespara poder descansar unos días antes del comienzo del gobierno y esperar la salida delantecesor. No dedicaremos mucha atención a esta parte; el lector interesado puedeconsultar Ida Mauro, «Cerimonie vicereali nei palazzi della nobiltà napoletana», enDimore signorili a Napoli. Palazzo Zevallos Stigliano e il mecenatismo aristocratico dalxvi al xx secolo, Arte’M, Nápoles, 2013, pp. 257-274.3. Por ejemplo, el virrey podía decidir el estilo de la recepción de las primerasvisitas fuera de la ciudad, si entrar por el camino de tierra o de mar, cuándo tener laprimera posesión. Los mayordomos y maestros de ceremonias eran los que teníanque instruir a los recién llegados, y reconducirlo todo en el marco de lo acostumbradoen el Reino de Nápoles.Pedralbes, 34 (2014), 101-131, ISSN: 0211-958715951 revista pedralbes 34 (tripa).indd 10305/02/16 14:33

104ida mauro i maría luisa floresSin embargo, no es nuestro objetivo analizar en estas páginas lascontinuas alteraciones de las entradas virreinales, que nos llevaría a unalectura detenida de la política del reino a lo largo de dos siglos. Noslimitaremos a poner de relieve algunos aspectos significativos y los primeros resultados de una investigación que será más ampliamente desarrollada en los próximos años.2. Variedad de actores, multitud de fuentesEste conjunto de ceremonias del elevado valor simbólico se repitió63 veces a lo largo de los 230 años del virreinato habsbúrgico (españoly austriaco). Por su frecuencia, la entrada del nuevo virrey era percibidacomo algo habitual, que no necesitaba dejar un recuerdo impreso ograbado, a diferencia de otros festejos eventuales con ocasión de losnacimientos de infantes de la monarquía u otras efemérides dinásticas.4Hasta la fecha solo hemos podido recuperar una relación impresa, relativa a la entrada del III duque de Alcalá (1629), que se editó en Sevillapara dar cuenta de los honores tributados en Nápoles a un exponentedel importante linaje sevillano de los Enríquez de Ribera.5 La impre4. Para un repertorio de las imágenes y grabados de estas fiestas, véase VíctorMínguez, Pablo Gonzaléz Tornel, Juan Chiva, Inmaculada Rodríguez Moya, Lafiesta barroca. 3. Los reinos de Nápoles y Sicilia (1535-1713), Universitat Jaume I, Castellóde la Plana, 2014; y el anterior Franco Mancini, Feste ed apparati civili e religiosi inNapoli dal viceregno alla capitale, Edizioni Scientifiche Italiane, Nápoles, 1968.5. Relación de la entrada en Nápoles del Excelentísimo Duque de Alcalá, Virrey deaquel Reyno, Matías Clavijo, Sevilla, 1629. En el texto se presta particular atención a lasvisitas recibidas por la nobleza napolitana antes de la entrada en Nápoles del duque deAlcalá, y a las relaciones con su antecesor, el V duque de Alba. Es muy probable que,debido a las tensiones entre los linajes de los Enríquez de Ribera y Álvarez de Toledo, yen particular entre los dos virreyes, la crónica quisiese proteger la imagen del duque deAlcalá para unos lectores muy curiosos de lo que había podido pasar en Nápoles entreestos dos personajes. Sobre el conflicto entre los duques con ocasión de la venida de lainfanta María de Hungría en 1630, véase Carlos José Hernando Sánchez, «Teatro delhonor y ceremonial de la ausencia. La corte virreinal de Nápoles en el siglo xvii», enPedralbes, 34 (2014), 101-131, ISSN: 0211-958715951 revista pedralbes 34 (tripa).indd 10405/02/16 14:33

Una ceremonia coral: las entradas virreinales en Nápoles105sión de este folleto fue entonces una iniciativa no napolitana, externa alos actores que presenciaban las entradas.Tenemos también muy escasas representaciones figurativas de lavenida de los virreyes: un dibujo con una alegoría de la entrada delconde de Oñate, que no muestra ninguna relación con la realidad delas entradas,6 la representación del orden de la cabalgada del juramento, estupenda nota al margen que cierra la vista de Nápoles de AlessandroBaratta,7 y una vista de la costa de Nápoles de Didier Barra que parecemostrar la entrada (o la salida) de un virrey, y que presenta el escudo delalmirante de Castilla (virrey de 1644 a 1646).8 A estas obras podríamosañadir una bella y poco conocida vista del puerto de Nápoles de Jan vanEssen, donde las galeras presentes están celebrando algún acto importante, como podría ser la llegada de un nuevo virrey aún no identificado.9J. Alcalà-Zamora y Queipo de Llano, E. Belenguer Cebrià, coords., Calderón de la Barcay la España del Barroco, 2 vols., Centro de estudios políticos y constitucionales, SociedadEstatal España Nuevo Milenio, Madrid, 2001, i, pp. 591-674, en especial pp. 668-669.6. Sobre el dibujo: Ana Minguito Palomares, «La entrada triunfal del VIIIconde de Oñate en Nápoles», Cuadernos de Historia Moderna, 40 (2015), pp. 89-123.7. La vista tenía que ser dedicada al virrey V duque de Alba, pero fue editada enocasión de la entrada del duque de Alcalá, en julio de 1629. Giulio Pane, «Napoliseicentesca nella veduta di A. Baratta (i-ii)», Napoli nobilissima, tercera serie, ix(1970), pp. 118-159; xii (1973), pp. 45-70; Paola Carla Verde, «I modelli “unici”dell’iconografia di Napoli vicereale e la veduta di Alessandro Baratta del 1627», en C.De Seta y A. Buccaro, eds., Iconografia delle città in Campania: Napoli e i centri dellaprovincia, Electa Napoli, Nápoles 2006, pp. 47-70; Ermanno Bellucci y VladimiroValerio, Piante e vedute di Napoli dal 1600 al 1699, Electa Napoli, Nápoles, 2007,pp. 66-70.8. Véase la ficha de la obra, por Chiara Naldi, en N. Spinosa, ed., Ritorno alBarocco. Da Caravaggio a Vanvitelli, 2 vols., Arte’M, Nápoles, 2009, i, p. 336.9. Este cuadro del Museo di San Martino, poco considerado por la crítica, ofreceuna visión muy sugestiva de las ceremonias navales en el siglo xvii, publicado en A.Antonelli, ed., Cerimoniale del viceregno spagnolo e austriaco di Napoli: 1650-1717,Rubbettino, Soveria Mannelli, 2013, pp. 100-101. Otra imagen de entrada virreinal,de muy poca consideración por ser completamente inventado, es un grabado querepresenta la entrada en Nápoles del III duque de Osuna, que ilustra la vida delPedralbes, 34 (2014), 101-131, ISSN: 0211-958715951 revista pedralbes 34 (tripa).indd 10505/02/16 14:33

106ida mauro i maría luisa floresTres —tal vez cuatro— testimonios figurativos no muy descriptivosy una sola relación impresa parecen muy poca cosa frente a la riquezade fuentes sobre las entradas virreinales en otras capitales de la monarquía.10 En realidad, se trata de una falta documental solo aparente, y laabundancia de estudios publicados en los últimos años sobre las fiestasnapolitanas de la primera edad moderna ha sacado a la luz diferentesfuentes y evidenciado nuevas pistas para el estudio de las entradas,11aunque no se haya dedicado aún la debida atención monográfica a laevolución de esta ceremonia.12duque de Osuna de Leti, Gregorio Leti, Vita di Don Pietro Giron, Duca d’Ossuna eViceré di Napoli et Sicilia, 3 vols., Georgio Gallet, Ámsterdam, 1699, ii, p. 293.10. Véase el caso de las entradas en los reinos americanos. Para el virreinato deNuevas España: Juan Chiva Beltrán, El triunfo de un virrey. Glorias novohispanas:origen, apogeo y ocaso de la entrada virreinal, Publicacions de la Universitat Jaume I,Castellón, 2012, pp. 60-61; para Perú, Alejandra Osorio, «La entrada del virrey y elejercicio del poder en la Lima del siglo xvii», Historia Mexicana, lv, 3 (2006), pp.767-831.11. Limitando nuestra mirada solo a las monografías, en los últimos cincoaños han aparecido, por un lado, los primeros estudios de conjunto: Gabriel Guarino, Representing the King’s Splendour: Communication and Reception of SymbolicForms of Power in Viceregal Naples, Manchester University Press, Manchester, 2010y —aunque no esté dedicado solo a las ceremonias— John A. Marino, BecomingNeapolitan: Citizen Culture in Baroque Naples, Johns Hopkins University Press,Baltimore, 2011; las actas del congreso del 2009: G. Galasso, J. L. Colomer y V.Quirante, eds., Fiesta y ceremonia en la corte virreinal de Nápoles (siglos xvi y xvii),CEEH, Madrid, 2013; la publicación de los primeros dos volúmenes del ceremonial de corte Antonelli, Cerimoniale del viceregno spagnolo; Idem, ed., Cerimonialedel viceregno austriaco di Napoli: 1707-1734, Arte’M, Nápoles, 2014, el ya citado repertorio Mínguez, González Tornel, Chiva y Rodríguez Moya, La fiesta barroca, y una nueva edición de los trabajos de Michele Rak sobre la fiesta napolitana: Michele Rak, A dismisura d’uomo: la festa barocca a Napoli, Due punti, Palermo,2013.12. Hasta ahora encontramos referencias sobre esta ceremonia en los siguientestextos: Hernando Sánchez, «Teatro del honor», pp. 661 y ss.; Idem, «Virrey, Cortey Monarquía. Itinerarios del poder en Nápoles bajo Felipe II», en L. A. Ribot y E.Belenguer, coords., Las sociedades ibéricas y el mar a finales del siglo xvi: CongresoPedralbes, 34 (201